Mi abuelita

Dios me dio el regalo de disfrutar a mi abuelita por 23 años, nos dejo un dia de junio del año 93, nos dejo muchisimos recuerdos y sonrisas, dulcitos escondidos en la cocina y una botellita de licor de canela en la despensa, era dulce y cariñosa, pero tenia su lado un poco retorcido, recuerdo que una vez de niña me cayo una plaga de animalitos hematofagos en la cabeza, ya saben cuales son, mi abuela me da su solucion mas simple, me dijo que me taparia la cara con una bolsa plastica y luego me rociaria el cabello con baygon, no se que pretendia erradicar mi abuela, si a los hematofagos con el baygon o a mi con la bolsa plastica en la cara.



Esa era mi abuelita, un angel, un dulce de limonzon, una sonrisa, sus ocurrencias, su amor por todos sus hijos y sus nietos. Inolvidable tu botella de vino en mi ultimo cumpleaños a tu lado.
.
.

3 comentarios:

  1. Las abuela creo que fueron creadas para hacer nuestros pequeños ángeles, tanto los que nos cuidan como los que nos aúpan en nuestras travesuras.

    Fui literalmente criado por mi abuela, y si recuerdo tantas cosas con ella que podría escribir un libro con todas las anécdotas y buenas experiencias a su lado, que grato que hayas disfrutado tanto de tu abuelita.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Ah,las abuelas. La mía siempre fue muy amorosa. Ella tenia una solucion muy molesta para mi amigdalitis: Se enrrollaba una gasa entre los dedos índice y medio, la llenaba de miel y me la restregaba en la garganta y en la lengua. La sensación era terrible, pero después me sentía mejor.

    Mónica, sonrío y reflexiono. Que agradable contar con este lugar.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias, el que sonrias me llena de gusto.

    ResponderEliminar