Por qué odio a Arjona

Desde siempre he odiado a Ricardo Arjona, hay algo en ese tipo que no me termina de cuadrar, su posición de gran trovador de la gente y sus poses de divo me sacan de quicio, de lejos me parece que es uno de los cantantes mas sobre valorados de habla hispana, superado tan solo por solistas basurosos como Chayanne y Cristian Castro, verdaderas verguenzas del show business latino.

Muchos dirán pero el tipo es un genio, escribe arrechisimo, bah, arrecho escribe Cerati que después de mas de veinte años de la salida del disco “Signos” de Soda Stereo la gente sigue sin entender bien a que se refiere la letra de “Persiana americana”, eso si es un escritor, no este payaso que se repite en cada disco escribiendo sobre la gorda de la esquina que disfruta del sexo facil.

Arjona es una muestra viviente de que la musica pop latina desde el punto de vista creativo murió hace tiempo, ese boom que reventó a nivel mundial en la segunda parte de los noventas quedó atras, la experimentación, el querer sonar bajo nuestra identidad desapareció desde que Juanes se fue de Equimosis, los Aterciopelados se metieron en la onda mayamera y Molotov se convirtieron en millonarios sin causa, suena patetico pero es la verdad.

El otro fenómeno que nos muestra el “exito” de Arjona es una realidad que mucho sabemos desde hace un rato, al gran publico no le gusta la buena musica, mientras mas repetitivo, artificial y vacio sea alguien la gente lo preferirá, si no me creen se los digo con una sola palabra reguetón, ahora bien ustedes diran ¿que tiene que ver el guatemalteco “poeta” con el ritmo malefico venido de Puerto Rico?, pues mucho.

Pareciera una casualidad, pero el fanático del ruido terrible del cual Bitchy Yankee y Don Gaymar son los mas grandes representantes tambien es fan de Ricardo Cabrona, pareciera que despues del perreo, la sudadera y el bailoteo viene de forma obligatoria una pieza de este tipo, no se si es una forma de mostrar su romanticismo o es sencillamente lo que se escucha en los autobuses, pero no hay fan de Ricardito que no tenga su disco quemado de los extraterrestres, maldita sea, vivir asi no se le puede llamar vida.

Arjona siempre ha tratado de verse como un tipo del pueblo, un pana mas que le gusta hacer canciones, todo esto se cae de forma estrepitosa cuando el pana en sus riders le exige a los empresarios pisos completos de hotel, agua perrier en las habitaciones, carros blindados para el con su crew y cero preguntas “incomodas” de parte de los periodistas, si es que se llega a hacer una rueda de prensa, un poco exigente el muchacho, exagerado para la imagen de humilde que pretende proyectar.

Mas alla de todo esto algo debemos tener claro, detras de esa facha de trovador bohemio se esconde un producto mas de la industria musical, un tipo que se dio cuenta que las letras con groserias y temas “polemicos” vendian miles de discos, un pana que sabe mucho de mercadeo, venta y comercialización, un excelente vendedor, verde por fuera, pero vacio por dentro, como mas o menos el 95% de lo que se deja escuchar en las FM´s de Venezuela.

Lo mas patético es que muchos panas “rocanroleros” se dicen hoy fans de este tipo, lo cual para nada es un problema, cada quien escucha lo que le da la gana, lo que si critico es que lo traten de justificar acercando al pana al rock, cosas como -Loco esa canción tiene un buen solo de guitarra- ó – Mira en esa hay distorsión- , no me jodan, los Tokio Hotel pueden meterle distorsión en RE a su música pero por reso no voy a decir que son una banda de metal, al cesar lo que es del cesar, Arjona pop barato para las masas, el rock déjenlo tranquilo que se fue a hacer un mandado y no ha llegado.

Si te gusta Arjona vacilatelo chevere, pero no busques justificaciones, a mi por mi parte me da ganas de cagar, ¿Y a ti?, ¿Te gusta la música de este pana?……

Tomado de T!

No hay comentarios:

Publicar un comentario