Los hobbies de Satan

 Tomado de mi amigo Francisco,  no puede haber quedado mejor dicho:
Los prohombres de la Iglesia dicen que la mejor arma del demonio para engañarnos es hacer que no creamos en él. El truco que usa Dios es justo el contrario. Para salir victorioso de esta contienda entre amigos invisibles, el Malísimo ha ideado una serie de tretas para engatusarnos y hacernos caer en sus redes. Entrar es fácil pero salir… eso es harina de otro costal. Según un panfleto que lleva tiempo circulando por Internet, hay varias formas de caer en sus garras. Una es hacerse miembro de la Iglesia de Satán, lo cual es patéticamente evidente, aunque hay otras organizaciones igualmente peligrosas como los Illuminati (tendría mérito, se disolvieron en 1785), Skull & Bones (mucho cuidado si estudias en Yale), o la Trilateral. Tomar drogaina, celebrar Halloween, escuchar rocki (sobre todo si pones los discos al revés), los juegos de rol como Dungeons & Dragons y leer cómics alternativos es igualmente pernicioso. Lo paranormal también es una puerta al infierno: tarot, ouija, vudú, lectura de manos, astrología… Por lo visto los curas son los únicos que no se han dado cuenta de que estas cosas son un timo. Seguimos: Los videojuegos, la licantropía, follar (aunque a veces tiene más de milagro), el yoga, el posmodernismo (lo sabía), Harry Potter, El Señor de los Anillos (supongo que Melkor sería Satán y Saurón el Anticristo), levitar, la cultura cyberpunk, las películas de ‘Crepúsculo’… Por lo visto, lo único que no te condenan son la pajas (pero te quedas ciego) y abusar de menores (te nombran obispo). 








No hay comentarios:

Publicar un comentario