El beso

¿Quién no suspira con un dulce beso en los labios? Es un suspiro corto, profundo, que te hace estremecer, te entibia la sangre, te atrapa en un vertiginoso remolino que te lleva a las profundidades del deseo, el deseo de mas, de mas besos que solo vienen a curar tu alma, a suavizar cicatrices, a darle vida a tu mirada, incluso a cambiarle el olor a tu piel, todo eso por un beso, esos besos que se dan despacio, sin prisa, besos que se alargan para que lleguen al infinito, a veces pensamos que es demasiado perfecto, es lo que tanto hemos deseado y una vez que lo obtenemos nos es extraño al principio, poco a poco vamos perdiendo esa extrañeza y los llevamos a la plenitud, cuando se llega a ese punto no hay vuelta atrás, lo sabemos y nos gusta, seguimos porque queremos llegar ahí, habitar ahí, para siempre, simplemente me gusta esto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario