El poder de uno

Estaba de pie en la roca bajo la luz de la luna, encima de las tres cataratas. Lejos, al fondo, veia las diez piedras mojadas y brillantes y el agua blanca que irrumpia por la estrecha garganta mas alla. Sabia entonces que la persona que estaba en el exterior era solo una cascara, una presencia a la que se se podia ver y fastidiar. Dentro estaba el yo real, donde mis lagrimas se unian a las lagrimas de toda la gente triste para formar las tres cataratas del pais de la noche. Bryce Courtenay. El poder de uno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario